Revista de recetas de cocina, vinos, dietas y alimentación
Recetas y cocina
Menús y gastronomía
Dietas y salud
Zona de vinos

Técnicas de cocina

El wok, un utensilio para múltiples técnicas de cocina

El wok es una especie de sartén típica de la cocina tradicional china que se caracteriza por su profundidad y su versatilidad, ya que el wok sirve tanto para saltear como para freír y cocinar al vapor.

 

Consejos para saltear con wok

El wok es ideal para seguir la técnica del salteado, teniendo en cuenta que:

-Es recomendable que el wok se caliente previamente, antes de añadir el aceite.

-El aceite se puede dejar caer por las paredes para que se deslice hacia la base, o bien, si se vierte sobre la base, una vez caliente, debe moverse el wok en círculos para que el aceite recubra las paredes.

-A partir de aquí, se debe mantener a fuego vivo-moderado, e ir removiendo los ingredientes a saltear.

 

Consejos para freír en el wok

El wok se puede emplear como freidora, con la ventaja de que para las frituras con wok es necesario menos aceite. De hecho, nunca hay que llenarlo de aceite, sino cubrir generosamente la base para ir friendo en pequeñas tandas, con lo que, además, se evita que baje la temperatura del aceite.

Los woks suelen incluir una rejilla extraíble como complemento, que se puede poner en la parte superior del wok. Antes de freír, es recomendable poner en la parte superior la rejilla, que ocupará un lateral. De esta forma, se puede usar para escurrir el aceite de lo que se haya frito antes de depositarlo sobre el papel de cocina absorbente.

 

Cómo cocinar al vapor con wok

Para cocinar al vapor con wok es necesaria la rejilla extraíble, que se coloca en la parte superior. Se vierte agua en la parte inferior del wok, y los alimentos se disponen sobre la rejilla, ya que la base de la cocina al vapor es que no tomen contacto con el agua. Luego se tapa el wok, para que los alimentos se cocinen a través del vapor acumulado.  

 

Cómo limpiar el wok

El wok jamás debe lavarse con agua y jabón, sino sólo con agua hirviendo y un trapo. Luego debe secarse bien antes de guardarlo para evitar que se oxide.