Dietas y salud
Zona de vinos
Técnicas de cocina: saltear y sellar

Técnicas de cocina: saltear, siempre a fuego vivo

El salteado es una técnica que consiste en cocer con poca grasa, siempre a fuego vivo, en una sartén sin tapar y removiendo. Aplicable a piezas pequeñas o troceadas, el salteado es ideal para abrir almejas, cocinar verduras o sellar la carne para luego acabar de cocinarla con otro método.

 

Algunos consejos para saltear adecuadamente

Si salteamos varios ingredientes, no es recomendable ponerlos todos a la vez, pues no necesitan los mismos tiempos de cocción. Así, es mejor añadir primero los que van a tardar más en hacerse e ir añadiendo progresivamente el resto de ingredientes a medida que disminuye el tiempo que necesitan para cocinarse.

Ideal para hortalizas troceadas, pues salteadas conservan todos sus nutrientes, es importante lavarlas para eliminar pesticidas, y luego secarlas bien antes de añadir a la sartén. De esta forma, evitaremos que salga vapor de agua que cocería, rompiendo la textura dorada exterior característica del salteado.

En cuanto a mariscos, es importante que el salteado sea breve, ya que pasarse de tiempo implica endurecer los géneros.

 

Saltear para sellar

Suele hacerse sobre todo con la carne. Al saltear, con poca grasa y a fuego vivo, se cierran los poros del alimento, que en su parte exterior adquiere un tono tostado. Con ello, la carne queda sellada y evita la pérdida de jugos. Cuando se saltea para sellar, normalmente el género se acaba de cocer con otras técnicas como el asado al horno o el guiso.