Revista de recetas de cocina, vinos, dietas y alimentación
Recetas y cocina
Menús y gastronomía
Dietas y salud
Zona de vinos

Alimentos e ingredientes

Valor nutritivo de las patatas

Hoy día la patata es el cuarto cultivo alimentario del mundo, y resulta un ingrediente tan versátil como completo, de forma que las recetas de guisos de patata constituyen un plato único. Pero no siempre fue así, y al llegar a Europa, tardó un par de siglos en extenderse como alimento.

 

El origen de la patata

Aunque ampliamente extendida en América, continente del que es originaria con más de 100 variedades silvestres, se cree que la patata fue domesticada como cultivo por la cultura preincaica Tiahuanaco, situada en la zona andina hoy repartida entre Chile, Bolivia y Perú. El expedicionario Gonzalo Jiménez de Quesada topó con ella en 1537, pero fue el descubridor de la cultura  Tiahuanaco, Pedro Cieza de León, quien la llevó a España hacia 1560.

El primero uso europeo de la patata, sin embargo, fue como planta ornamental, expandiéndose por los jardines del continente durante los siglos XVI y XVII. Hacia el siglo XVIII en Europa se empezó a popularizar el uso culinario de la patata, cuyas variedades se empezaron a catalogar en el siglo XIX, para extenderse su cultivo, así como la mejora del mismo. De esta forma, la patata resultó alimento esencial para sostener a las clases proletarias de la industrialización europea gracias a su rico valor nutritivo.

 

Valores nutritivos de la patata  

Con muy poca presencia de lípidos o grasas (0,1%, sobre todo en la piel), la patata o papa está formada en un 80% por agua. Pero su riqueza nutritiva y energética procede de su alto contenido en carbohidratos, que pude llegar al 20%.  Bajo la piel y en la zona central de la patata hallamos la proteína vegetal de la misma (en torno al 2%), mientras que la fibra se concentra en la piel y está entre el 1 y el 2%. El conjunto total de minerales es de un 1%, pero resulta considerable la variedad de los mismos, entre los que cabe destacar el potasio, aunque también hay presencia de fósforo, calcio, sodio y hierro. Además, la patata contiene, de mayor a menor presencia, vitaminas C, B3, B1 y B2.

Cien gramos de patata contienen unas 76 Kcal. Pero esto resulta variable según cómo las cocinemos, ya que las patatas fritas pueden tener 5 veces más valor calórico que las hervidas o las guisadas. En cuanto al guiso de patatas, debemos tener en cuenta el resto de ingredientes con los que se combinan para obtener su valor calórico final. Sin embargo, cabe decir que las patatas guisadas, con pescado, carne o verduras y hortalizas, resultan platos muy completos de recetas fáciles y rápidas como las que os presentamos.

 

El valor medicinal de la patata

Las patatas son buenas para los trastornos digestivos leves, y se recomiendan al vapor o hervidas en dietas astringentes. A su vez, en zumo o con su pulpa en crudo se pueden aplicar directamente sobre quemaduras leves, picaduras de mosquitos o eczemas.

 

Receta cocina de patatas
Más de 30 recetas de cocina de patatas divididas en cinco grupos según el método de cocción: recetas de patatas asadas, recetas de patatas hervidas o al vapor, recetas de patatas fritas, recetas de patatas guisadas y recetas de patatas frías.